Crucero Rotterdam listo para brindar ayuda al Zandaam, en el que cuatro pasajeros murieron por covid-19

El crucero Rotterdam está en aguas panameñas para brindar ayuda humanitaria al buque Zandaam, en el que cuatro pasajeros murieron en medio de un confinamiento total abordo, donde dos personas han dado positivo de COVID-19.

Los buques estaban este 27 de marzo custodiados por patrulleras del Servicio Nacional Aeronaval (Senan) y de la Policía Nacional en el Pacífico.

Cerca del mediodía comenzó una operación de servicio de combustible que se espera termine hacia las 16.00 hora local (21.00 GMT), tras la cual se iniciará una operación barco a barco, dijo el administrador de la Autoridad Marítima de Panamá, Noriel Araúz.

Pasado el mediodía Araúz aseguró que aún no había sido notificado de las cuatro muertes abordo del Zandaam.

En la operación barco a barco el Rotterdam proporcionará al Zandaam pruebas de COVID-19, suministros adicionales y otro tipo de apoyo, informó este viernes Holland America en un comunicado.

"Hoy anunciamos un plan para transferir grupos de huéspedes sanos de Zaandam a Rotterdam, con protocolos estrictos para este proceso desarrollados en conjunto con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. Solo aquellos que no hayan estado enfermos serán trasladados y se realizarán exámenes de salud antes de la transferencia", indicó.

Holland America informó de que "cuatro invitados mayores fallecieron en Zaandam", y que "ayer, varios pacientes con síntomas respiratorios fueron evaluados para COVID-19 y dos individuos dieron positivo".

El administrador del Canal de Panamá, Ricaurte Vásquez, dijo que "el Zaandam está en cuarentena", luego de que el Ministerio de Salud panameño "no dio el permiso" al crucero para transitar por la vía interoceánica.

"Lo que nos han comunicado es que el buque no puede transitar por razones de salubridad (...) nosotros acatamos la instrucción, precisó Vásquez.

El buque Zandaam partió de Buenos Aires (Argentina) el pasado 7 de marzo y navegaba por el Pacífico rumbo a Port Everglades (Florida) sin posibilidad de tocar puerto y con todos los pasajeros aislados debido a que 77 personas a bordo muestran síntomas similares a los de una gripe, según la información de la empresa.