Tendencias: vehículo autónomo, conectado y creciente moda de coches tipo SUV

El mundo de la automoción avanza con pasos firmes hacia el cohe automatico. Una idea que puede que no haga demasiada gracia a gran parte de los conductores, pero que poco a poco se va introduciendo gracias a los avances tecnológicos. Sistemas de ayuda a la conducción como el mantenimiento en el carril de circulación, la frenada automática de emergencia, encendido y apagado automático de luces, o los asistentes de aparcamiento están yadisponibles de serie o como opción en las gamas de las principales marcas.

Los fabricantes han creado planes bastante ambiciosos para ponerse a la cabeza de la carrera hacia el coche autónomo. Por ejemplo, ya es posible recorrer una cuidad congestionada como Tokio en un coche sin necesidad de tocar el volante ni los pedales, ni siquiera los intermitentes.

El año 2020 será clave para la implantación del coche totalmente conectado. Para esa fecha el sistema de comunicación 5G va a permitir la conectividad total entre vehículos y con el objetivo final del coche autónomo de nivel 5, es decir, capaz de circular sin necesidad de la intervención humana.

Seguridad

El frenado de emergencia, mantenimiento del carril, la detección de fatiga y la monitorización de ángulos muertos evitarían el 22% de los fallecidos, según un estudio de la Fundación Línea Directa.

Conectividad

El conducor quiere que su coche esté conectado con el móvil y a través de este acceder a las diferentes aplicaciones. Se consigue con sistemas como el Android Auto o el Apple Car Play.

Ecología

La DGT ha clasificado los vehículos en función de los niveles de contaminación que emiten. Los automóviles eléctricos, híbridos y de gas tienen beneficios para circular y estacionar en las ciudades. Este es uno de los motivos por los que los coches diésel están perdiendo peso respecto a los de gasolina. Los conductores ya ven a los híbridos y eléctricos como una alternativa viable de movilidad urbana.

Crece la moda de los SUV

Aunque no disponen de más espacio para los pasajeros ni maletero que una berlina familiar o que un monovolumen, los vehículos tipo SUV crecen en ventas, y según todas las previsiones se trata de una tendencia creciente. No se conducen de forma más dinámica, ni consumen menos ni tienen mejor aerodinámica. Pero aún así, los «todocamino» y SUV se están haciendo con un porcentaje muy importante del mercado.

Las iníciales de SUV responden a Sport Utility Vehicle, es decir, vehículos deportivo y utilitarios, aunque en España definen a vehículos con aspecto de todoterreno, con o sin tracción 4X4, algo más altos que las berlinas o compactos de los que derivan, y con cierta capacidad para circular fuera de carretera (pistas de tierra) debido a que tienen algunos centímetros más de distancia al suelo que los coches llamados «convencionales». Además los SUV suelen ser más caros que los turismos de los que derivan, tanto a la hora de su adquisición como cuando se van a realizar las tareas de mantenimiento (neumáticos, recambios, etc.), y a la hora de maniobrar con ellos tampoco ganan puntos, ya que al ser más grandes y más elevados son menos manejables.

En la parte positiva, al ser más altos dan mayor sensación de amplitud,las suspensiones más altas y los bajos (que suelen ir reforzados con cubiertas de plástico) dan cierta protección cuando pasamos por zonas bacheadas o con piedras. También es cierto que respecto a los llamados 4X4 «puros», y dado que en la mayoría de los casos en contadas ocasiones va a ser necesaria la tracción total o el uso de una reductora, mejoran en cuanto a consumo y prestaciones en carretera.

La moda de los SUV se justifica, según los expertos, en la evolución de las necesidades de las personas, ya que el coche «ha sido, y continúa siendo, un reflejo de la sociedad», afirma Lluís Puerto, mánager técnico de la Fundación RACC, para quien «la industria automovilística se ha ido adaptando a lo largo de los años a la evolución de la sociedad. Ahora vivimos en la era de los SUV compactos, un segmento que gana terreno por su capacidad de responder a las necesidades de una misma familia, además de la posibilidad que ofrece de hacer muchos kilómetros tanto en terreno urbano como interurbano».