Almono, la ciudad falsa en la que Uber entrena a sus autos sin chofer

Los autos sin chofer son una tendencia a la que apuntan varias marcas que optan por colocarse en la vanguardia de la tecnología. Incluso hemos visto a inicios de año el primer auto de carreras del mundo sin piloto. Uber es una de esas firmas que, a pesar de las controversias, decide seguir con su programa de vehículos autónomos. Actualmente, la empresa hace uso de una ciudad falsa creada con el fin exclusivo de entrenar a sus vehículos autónomos y así evitar problemas en el mundo real.Almono, una ciudad ficticia, se encuentra en Pittsburgh (EEUU) y tiene una rotonda gigante en medio, autos falsos, personas que saltan a las calles sin previo aviso e incluso contenedores que simulan ser edificios. Todo esto con la finalidad de entrenar a los automóviles para desempeñarse en situaciones diversas. La ciudad también es de gran utilidad para los operadores que se sientan tras el volante preparándose para lo inesperado.

"Tenemos obstáculos y maniquíes que se mueven y pueden cruzar la calle frente al automóvil y vehículos de apoyo haciendo zoom", dijo en una entrevista Rick McKahan, operador de vehículos de Uber. "En muchos casos, simulamos situaciones de tal manera que son peores que cualquier cosa que ocurriría en la vía pública".

No todo ha sido fantástico para la empresa, que también ha tenido problemas. En diciembre, en San Francisco, un video captó cómo uno de estos autos atravesaba directamente una luz roja, a lo que los voceros respondieron culpando a un “error humano”. En marzo, un Uber autodirigido en Arizona se dio una voltereta después de que un automóvil lo golpeó, lo que generó varias dudas sobre cómo responden los vehículos autónomos. No se encontró que Uber fuera culpable por ninguno de estos incidentes pero demuestra que aún es necesaria la presencia de un operador para estar atentos ante cualquier eventualidad indeseada.

El programa que entrena a los operadores de estos vehículos es riguroso: tiene una duración de tres semanas y requiere que los alumnos aprueben múltiples evaluaciones teóricas y prácticas. Ambos, autos y operadores, pasan por cientos de pruebas para poder salir al mundo real, como por ejemplo frenar cuando un maniquí sale disparado frente a él.

Uber no es la única compañía que ha construido una ciudad ficticia para entrenar a sus vehículos autónomos; Ford también tiene una en Michigan. Uber presentó sus autos el pasado mes de septiembre en Pittsburg, aun cuando competidores como Google no habían revelado su tecnología, lo que demuestra para muchos que Uber se lo está tomando muy en serio y viene con fuerza.

https://nmas1.org